Las mesas auxiliares son aquellas mesas de las que no somos realmente muy conscientes y en las que no nos fijamos mucho cuando vamos a una casa. Son unas mesas que –dado que en BATAVIA conocemos bien por experiencia– compramos con unos niveles de exigencia mucho menor que otros muebles, pero que están en todas las casas, a veces incluso en número considerable, y que nos proporcionan una gran comodidad. El uso de las mesas auxiliares generalmente es para poner sobre ellas un punto de luz lateral, depositar objetos tales como ceniceros, libros de consulta, los mandos de nuestros dispositivos electrónicos, etc. Está muy extendido el uso del término mesitas auxiliares, pero a nosotros este término nos parece demasiado concreto, ya que, dependiendo del espacio que las albergue, las mesas auxiliares modernas pueden ser de un tamaño considerable, no teniendo sentido el uso del diminutivo. Podemos destacar algunas de las de origen danés, originales, diseñadas en los años 50 que siguen a día de hoy siendo piezas exclusivas y modernas que contrarestan con la ocasional frialdad del mueble de diseño aportando una gran calidez gracias a madera con la están hechas.