Los espejos son un producto realmente antiguo. Los primeros de los que se tienen constancia fueron resultado de pulir obsidiana. Ya se usaron los espejos de mano o tocador en la antigua civilización egipcia. No fue hasta la edad moderna cuando se empezaron a usar como muebles, en dos variedades, como piezas movibles apoyados en pies, y de gran tamaño para la decoración de suntuosos palacios. Los espejos modernos están realmente extendidos en nuestros días. Los espejos tienen la gran virtud de ampliar los espacios de modo visual y de multiplicar la luz haciendo más luminosos rincones que por circunstancias sean más oscuros. Se utilizan en toda la casa, en recibidores, salones, dormitorios y, sobre todo, en el cuarto de baño, como espejos baño. Los espejos de pie son una buena opción para poder mirarnos de cuerpo completo con la posibilidad de moverlos con cierta facilidad. En BATAVIA os proponemos una buena selección de espejos. Espejos de distintos tamaños, con distintas formas, distintos marcos, etc.