La definición exacta de butacas sería la de sillónes con el respaldo inclinado hacia atrás, claramente enfocada más hacia el confort. Los distintos usos de los muebles han generado las tipologías. Cada momento del día, cada necesidad puede generar un mueble que la cubra, un diseño que responda. Las butacas modernas podrían casi funcionar como muebles auxiliares de sofá, en el caso de que no haya sitio para más de un sofá o en el caso de querer dotar a la estancia asientos para una sola persona. Las butacas de diseño son ideales para la lectura, para el descanso, para la costura, para la contemplación. Debido a que su tamaño es más reducido es sencillo encontrarles sitio además de en el salón o en la biblioteca, en los dormitorios, en los recibidores e incluso en el vestidor como pieza de apoyo para vestirnos. Las butacas cómodas son ese tipo de asiento que se acaba convirtiendo en el mueble fetiche de toda la familia, desgastada, con pátina.